domingo, 24 de agosto de 2014

LO QUE ARRUINÓ MI VIDA

Tengo claro que hay cosas que has hecho a lo largo de tu vida, que no está mal que digas que te la arruinaron, como decir: "beber tanto en la adolescencia arruinó mi vida" o decir cosas parecidas relacionadas con cualquier circunstancia mal vista. Sin embargo hay otras, que si las dices todos te miraran con mala cara. Pensar que esas decisiones fueron un error, causarán que la gente piense que eres mala persona.
Luego hay otras que dejan indiferente al que escucha. Pero que son mi caso. Dos cosas arruinaron mi vida, una comprar el piso antes de que bajaran (seguro que muchos sabiais que iba a decir eso) la otra fue estudiar una oposición.
Pasar tantas horas estudiando, primero, me hizo perder dos dioptrias, que teniendo en cuenta que ya tenía unas cuantas, no es anedótico. Perdí una cantidad de dinero ingente en academias, libros, cuadernos, bolígrafos y rotuladores fluorescentes. Además de que perdí un trabajo, en que seguramente podría estar aún, pagando con ello mi hipoteca y mi comida.
Así que en eso estamos, hoy por hoy, estudiar una oposición arruinó mi vida. Ni en alcohol, ni en fiestas, ni en viajes, tiré mi dinero, perdí un trabajo y he invertido años en NADA.
Con la duda de si debo o no publicar esto, ya que se supone que este es un blog de humor, doy por cerrado este "mia culpa" un poco insustancial.

2 comentarios:

  1. Yo creo que todas las decisiones que tomamos en nuestra vida, para intentar 'alcanzar' las cosas que consideramos que debemos tener para ser feliz, son las adecuadas en cada momento. Porque en el momento de tomar una decisión la tomamos teniendo en cuenta las circunstancias de ese momento, no se puede saber lo que ocurrirá después, ni valorar esa decisión teniendo en cuenta circunstancias posteriores. No creo que hayas tomado malas decisiones si de verdad fueron las tuyas y las meditaste bien en su día.

    ResponderEliminar